lunes, 22 de junio de 2015

Trabaja para vivir, mas no vivas para trabajar


Sí, humanos, la vida es para disfrutarla. Y como dicen por ahí, “trabaja para vivir, mas no vivas para trabajar”.


Hace unos días, la humana leía un artículo sobre la adicción al trabajo, las finanzas y los ahorros, y encontró una encuesta interesante:

·         30% de los encuestados dedica al trabajo entre 50 y 55 horas a la semana.

·         29%, entre 45 y 50 horas a la semana

·         26%,  más de 55 horas (¿Y a qué hora conviven con sus gatos?)

·         15%, menos de 45 horas

 

·         42% afirmó que el trabajo no le permite convivir con amigos

·         32% dice que no puede ver a sus hijos

·         26% comenta que el trabajo le ha ocasionado problemas con su pareja

 

·         60% dice que ha sufrido estrés por trabajo

·         12% ha tenido algún desgaste físico y psicológico

·         11% ha sentido depresión

·         9% ha perdido el apetito

·         8% está erizado… bueno, irritable
 
¿En cuál están ustedes?

Fuente: trabajando.com

Esto quiere decir que muchos humanos mexicanos son adictos al trabajo. Nosotros nos preguntamos ¿y de qué les sirve? Claro que tienen que trabajar, si no, ¿quién alimenta al gato (o perro)?, sin embargo, los excesos son malos. Recuerden que a la tumba se van sin nada, hasta sin trabajo.

Su problema, humanos, es que trabajan y trabajan como hormigas, pero no administran lo que ganan, gastan lo que no tienen y no conocen la palabra AHORRAR. Cuando se arruguen y ya no puedan trabajar, ¿quién los va a mantener? No nos miren a nosotros.
 
 

¿Sabían que el 43% de los humanos mexicanos gasta más de lo que gana? Y luego piden prestado, y después no pueden pagar, y más tarde aparecen en el buró de crédito.

Sepan también que el 39% de la población en México utiliza su ahorro formal para emergencias o imprevistos. Sí, los bienes son para remediar los males, pero dejen el “guardadito” para vivir bien.

 

Aquí unos tips bigotones para no vivir ahorcados:

1.       Cuando llegue la quincena recuerden el esfuerzo que les costó ganar ese dinero. No lo despilfarren el fin de semana. Valoren su trabajo.

 

2.       Eviten pedir préstamos para productos que no necesitan.

3.       Recuerden que el cajero automático no regala dinero, es el fruto de su trabajo diario, no lo tiren por el caño.

 

4.       Ganen lo que ganen, siempre aparten un pedacito para meterlo al banco, o al cochinito, si así lo desean. Siempre se puede.

5.       Hay muchas formas de ahorrar, ya sea en el banco, la alcancía o la dichosa “tanda”. Pero ésta última nos causa conflicto, pues le dan su dinero a otra persona para que lo guarde y después de varios números les dan “su ahorro”. Esto quiere decir que confían más en otra persona que en si mismos. ¿Y si el que organiza la tanda desaparece? ¿ Y si este mismo personaje tuvo un problema de salud y decidió tomar lo de la tanda? ¿Y si les tocó el último número? En pocas palabras, jinetean su dinero. Háganse responsables de su ahorro, ¡sí pueden!

6.       Si usan tarjetas de crédito, deben estar conscientes de que es una GRAN RESPONSABILIDAD. Chequen siempre la fecha de corte. No paguen el mínimo, paguen todo lo que deben al mes. Eviten pagar intereses, de lo contrario, el banco se enriquece con ustedes. ¿Quieren regalar su dinero? Creemos que no.

 

7.       Lo que ahorren hoy, lo verán reflejado en unos años, y se sentirán orgullosos (as) de ustedes. Podrán vivir como quieran: sin estrés, sin preocupaciones, sin deudas. El ahorro no es únicamente para el retiro. Pueden fijarse una meta, tal vez comprar un carro, unos zapatos, el último videojuego, unas ricas vacaciones, y quincenalmente echar unos pesos a la alcancía. No se vale robarle al cochinito. Lo que entra en esa alcancía, sale hasta que logren la meta.



8.       Antes de comprar algo, pregúntense si realmente lo necesitan o sólo es un capricho.

9.       Hagan una limpia en su casa, y no precisamente con huevos y hierbas. Saquen lo que ya no usan (y que esté en buen estado) y véndanlo. Todos tenemos alma de comerciante, es cuestión de que se decidan.

10.   Registren sus gastos.

¡Choca la pata!

Pillo & Moma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada